El canoero

Ya que últimamente no me salen fácilmente las palabras escritas, las dejo en otra versión. La canción la canto yo, como muchas veces, en la sala de mi casa. Las fotos son de mi viejo, las tomó hace 30 años en el río Caroní y hace unas semanas, en un arrebato de nostalgia, decidí digitalizarlas como un homenaje a tantos buenos momentos que hemos pasado juntos. Quiero pensar que las cosas no van a cambiar.






Comentarios

  1. Cómo es que no se llena este espacio con comentarios a manera de aplausos por tantos motivos!!: Por esa voz afinada, bella y adulta o por tener (o haber tenido) un abuelo que le tomara fotos al paisaje.

    ResponderEliminar
  2. Gracias... que palabras tan bonitas...!!!, el de las fotos es mi papá... siempre le he dicho "mi viejo" (incluso antes de que lo fuera).

    ResponderEliminar
  3. Hola Tatiana, sin duda eres una gran mujer. Qué bonito el trabajo que haces con las comunidades. Es conmovedor ver cómo te entregas al trabajo a pesar del dolor que eso pueda representar. Claro que también viene acompañado de muchas satisfacciones.

    Tu voz también es muy bonita. Orizel Ll.

    ResponderEliminar
  4. Hola Orizel ! Muchas gracias por tus palabras y por esta visita... A estas alturas, después de tantos años, estoy convencida de que son muchas más las alegrías y aprendizajes que los dolores. Por eso aquí sigo... Y no sólo yo... Somos un equipo grande de gente convencida de que vale la pena... Siempre vale la pena.


    Te mando un abrazo


    Tatiana

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Habitar el tiempo de los otros

Jugar por jugar o la magia de hacer las cosas juntos

Serendipia