Pacífico

Istmina
En realidad no es una plaza de mercado, son dos calles llenas de barullo, olores, colores y texturas; todo un carnaval de los sentidos. Racimos inmensos de plátano, bandejas rebosantes de pescado, frutas, verduras, carritos repletos con toda suerte de cachivaches. Y la gente, la gente negra del Pacífico, vital, alegre, cálida. Gente que anda de un lado para el otro, que se ríe a carcajadas, que conversa animadamente, que canta, que compra y que vende. Gente que observa desde su balcón a la otra gente, gente que me mira extrañada mientras me abro paso entre el tumulto con ese andar quedo y pausado de quien simplemente va y se deja llevar por la algarabía. Por un momento es fácil olvidarse del conflicto, de la pobreza, de la marginalidad y del paro minero. Por un momento el tiempo se detiene y solo existe la felicidad de existir y estar con los demás en este presente largo que no quiero que termine.

Carnaval de los sentidos - Istmina 2012
Puente en Istmina - 2012



Voces de mujeres 
Se oyen voces de mujeres. Palabras firmes que demandan, que denuncian, que reclaman igualdad y equidad en medio de los abusos soportados día a día y desde siempre. Voces valientes que reivindican la vida en su sentido más profundo, con la autoridad y dignidad que otorga dedicar la suya a cuidar la de los otros. Voces que se alzan para gritar que no está bien, que no es aceptable, que no es normal ni es natural violentar a las mujeres, aunque sea una práctica instalada en la costumbre. Voces melodiosas y cálidas que también saben cantar y arrullar, porque entienden bien el poder infinito de la palabra hecha canción. Cantos de mujeres que hablan de su vida cotidiana allí donde todo es difícil para todos, pero más para ellas. Voces en forma de alabaos y gualíes que cantan al duelo y la tristeza; y a la vez cantos de alegría hecha canción, marimba y chirimía, que reafirman la esperanza en medio de las dificultades. Así, con voz de mujer, suena mi versión de Pacífico.

Voces de mujeres - Quibdó 2012



 

El Diablo
Le dicen “El Diablo” porque de pequeño era muy inquieto. En él la palabra se hace narración y sabiduría, eco de generaciones pasadas. Hasta hace poco, y desde Bogotá, era mi referencia más concreta y completa del Pacífico. Después de tantos años fue un privilegio visitarlo en su casa, conocer a su familia y poder compartir un poco de su mundo en Tumaco. Todo en él es generoso, su sonrisa, sus abrazos, su mesa y su capacidad de entrega a los demás. Nos contó de su abuela y de su mamá que era maestra. De cómo se negaron rotundamente el día en que, siendo aun niño, aquel hombre de Millonarios quiso llevárselo para convertirlo en arquero. Intuían bien, con esa intuición que rápidamente se convierte en certeza, que él tenía un compromiso ineludible con las comunidades, con la palabra y con su asombrosa posibilidad de transformación. Aquella noche volvimos el tiempo atrás y recorrimos de nuevo algunos caminos que habíamos transitado juntos en este empeño por construir democracia a través de la comunicación. Aquella noche, nuevamente, me sentí afortunada de enriquecer mi vida con trocitos de la vida de gente tan maravillosa como Carlos.

Carlos Rodríguez "El Diablo"
http://eldecimarron.blogspot.com/



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugar por jugar o la magia de hacer las cosas juntos

Habitar el tiempo de los otros

Serendipia