Volar

Atreverse a volar, en sentido literal y figurado,  tiene sus riesgos. Volar implica valorar y hacer conscientes los riesgos para poder reconocer los miedos y vencerlos. 


Cuando se logra afrontar y controlar los riesgos, se pierde el miedo y la sensación  de libertad es indescriptible.  Quienes han experimentado esta sensación sienten, y saben, que pueden cambiar el mundo.  Entonces volar deja de ser una metáfora y se convierte en una poderosa fuerza liberadora y transformadora. 


Pero aún así volar tiene sus riesgos, y  estos se hacen evidentes en los accidentes. Cuando me entero de accidentes de gente que se ha atrevido a volar, me pregunto si debería regresar a la tierra y quedarme para siempre en un lugar seguro. 


Ha sido tanta la felicidad de poder volar, es tanto lo que he aprendido, es tanto lo que se ha transformado en el intento, que prefiero afrontar los riesgos y volar cada vez más alto.  


Ayer murió alguien que afrontó los riesgos, venció el miedo y se atrevió a volar y a convertir su vuelo en una poderosa fuerza transformadora. Un abrazo solidario a la familia de Sergio, a sus amigos, a la gente de Tierra Nativa y a todos los cómplices del Ciclopaseo de los Miércoles

Comentarios

Entradas populares de este blog

Habitar el tiempo de los otros

Jugar por jugar o la magia de hacer las cosas juntos

Serendipia